Archivo de la categoría: Pinamar

Pinamar

Apertura

por Tomás Rodríguez Ansorena :: @tomirod

Pinamar fue siempre bipolar. Ciudad en verano, pueblo en invierno. De un lado ese tiempo fértil para las anécdotas y aquello de vivir la vida; del otro, una larga temporada de desolación, casi sobrevivencia. Así recuerdan Pinamar varios de sus habitantes tempranos. Vivir todo el año en Pinamar en los 60, 70, y hasta los 90, era difícil, duro. Ya no. O no tanto. Pinamar es una ciudad con movimiento todo el año. La atomización del tiempo vacacional, potenciado en los últimos años con la proliferación de fines de semana largos y feriados puente, ha logrado, entre otras cosas, asentar una población que había tenido durante largo tiempo características golondrinezcas, si se permite la palabra. Pinamar ya es una ciudad. Con sus edificios, su burocracia estatal, sus demoras de tránsito, su colectividad boliviana, su shopping, su “saladita”, sus asentamientos informales, sus históricos y melancólicos habitantes primigenios, indignados con los cambios, claro, porque como se sabe, todo tiempo pasado fue mejor.

¿Qué cambió en Pinamar? A primera vista, mucho. Y a la vez, nada. Pinamar parece haber extendido su espectro social de veraneantes: se nota en las marcas de los autos, en la oferta de plazas turísticas, en la estratificación de las zonas de alquiler. La devaluación y la inclinación del modelo kirchnerista hacia el consumo modificó los parámetros vacacionales: a Pinamar ya no van solo las clases altas, el jet set político de los 90, o el nuevorriquismo insolente. A Pinamar va mucha gente, todo el año. Sigue leyendo