Archivos Mensuales: septiembre 2015

ACERCA DE REVIEW. REVISTA DE LIBROS

NYRB

Por Luciana Garbarino ::

Corría el año 1665 y la peste bubónica hacía estragos en Londres, matando a un quinto de su población. El joven Isaac Newton, que por entonces estudiaba en la Universidad de Cambridge, se vio obligado a suspender sus estudios y a refugiarse en su casa natal en Woolsthorpe. Cuenta la biografía oficial de su amigo William Stukeley, avalada por la Royal Society, que uno de sus descubrimientos más importantes surgió de manera azarosa. “Fue algo ocasionado por la caída de una manzana mientras estaba sentado en actitud contemplativa. ¿Por qué esa manzana siempre desciende perpendicularmente hasta el suelo?” se preguntó a sí mismo. A partir de esa reflexión nacería la ley de la Gravitación Universal que revolucionaría la historia de la ciencia y de toda la humanidad.

¿Qué tiene que ver la física clásica con una revista de libros? Pues, a priori, no demasiado. Y sin embargo, si se rescata la anécdota histórica de cómo un hecho en apariencia insignificante puede convertirse en una gran oportunidad, ya entramos en tema. Estamos a fines de la década del 50. Son años de efervescencia política y cultural, y aún más en la ciudad de Nueva York que se ha convertido en foco del arte mundial. La escritora Elizabeth Hardwick publica en octubre del 59 el artículo “The Decline of Book Reviewing” en la revista Harper’s, y en ese acto desata la polémica. Allí la autora acusa a las críticas literarias de la época de condescendencia. “Un genio puede irse a la tumba sin que nadie lo haya leído, pero difícilmente lo hará sin haber sido elogiado”, ironiza (1). Al referirse al New York Times y al Herald Tribune Sunday afirma: “Las secciones de libros como empresa cultural están, como una bolsa de desempleo, en un estado de nociva depresión en lo que a vivacidad e interés se refiere. Uno no creería que podrían llegar más abajo […]. Y sin embargo, hubo ocasión para un declive durante los últimos años y la oportunidad fue aprovechada”. Y remata: “Reseñar es una forma de la escritura”. Para Hardwick la fórmula era simple: una buena crítica debe plantear un desafío, un problema o una provocación.

Pocos años después se presentaría la ocasión de remediar este escenario. En 1963 hubo en Nueva York una huelga de imprentas de 114 días que impidió la publicación del New York Times y otros seis grandes periódicos. Fue entonces cuando Hardwick, su marido, el poeta Robert Lowell, y el matrimonio de Barbara y Jason Espstein (editor de Random House) vislumbraron la oportunidad de lanzar una publicación que le devolviera el vigor a las críticas de libros y a la discusión literaria. Jason estaba convencido de que sin otro lugar adonde anunciar, las editoriales acudirían desesperadas a la nueva publicación y esa circunstancia les permitiría cubrir los costos de la arriesgada maniobra. El grupo decidió entonces convocar a su amigo Robert Silvers, que por entonces trabajaba en Harper’s, como editor junto a Barbara Epstein de lo que se daría en llamar The New York Review of Books. La flamante revista salió a la luz el 1º de febrero de 1963 y en su primer y único editorial, que expone la ausencia total de capital inicial para el proyecto, dejaba en claro sus intenciones: “The New York Review of Books presenta críticas de algunos de los más interesantes e importantes libros publicados este invierno. No pretende únicamente llenar el espacio creado por la huelga de imprentas en la ciudad de Nueva York, sino aprovechar la oportunidad abierta por la huelga para publicar el tipo de diario literario que editores y colaboradores sienten que es necesario en Estados Unidos” (2). Sigue leyendo

LA CANCIÓN QUE QUEREMOS CANTAR

Por Agustín Cosovschi :: @cosovschi

El otro día en el colectivo estaba escuchando el disco Bloom de Beach House, una banda de dream pop de Maryland que te hace flotar, cuando me di cuenta que no me sabía las letras que estaba cantando en voz baja. Tampoco es tan fácil: la cantante de la banda, Victoria Legrand (la otra Chiqui) es francesa pero sus canciones están en inglés; su fonética es casi perfecta, pero tiene algo de extranjería en la pronunciación, así que es un poco más difícil descifrar las letras de Beach House sin fijarse en Internet. No saberse las letras no es impedimento para cantar una canción. Para los que crecimos con el rock británico y la televisión norteamericana, el acento escocés de Cocteau Twins es oscurísimo, pero no por eso dejamos de cantar Cherry Coloured Funk o Know Who You Are at Every Age. ¿Quién deja de cantar una canción por una razón tan pequeña como no saberse la letra?

Todos somos un poco como Roberto Kennedy, el personaje de Diego Capusotto que inventa las letras de temas clásicos en inglés y las canta imitando un acento pero sin decir una sola palabra real. Un estudioso de la poscolonialidad podría ver acá un signo de dependencia cultural: el soundtrack de nuestras vidas periféricas se compone en el centro. Y es verdad, pero me parece que acá hay algo más, que va más allá de las asimetrías distributivas de la cultura en el mundo.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , ,

Un milagro para Margarita

COyP9MjWUAAD_BI

Por Pablo Stefanoni ::@PabloAStefanoni

Las últimas PASO fueron marcadas por el bajo desempeño electoral del centroizquierda no kirchnerista. Si Hermes Binner había quedado en un lejano segundo lugar –pero segundo lugar al fin– en  las presidenciales de 2011, Margarita Stolbizer apenas obtuvo un 3,5% y no es evidente que en octubre mejore ese resultado. Sumado a esto, el socialismo ganó por muy poco su apretada disputa provincial con Miguel del Sel y en las PASO Binner quedó cuatro en la categoría senador. Apelando a las omnipresentes imágenes psi que priman en nuestro país, La Nación tituló tras las PASO “La centroizquierda, en el diván tras la caída electoral”, e incluyó en el artículo varias explicaciones de analistas que van desde el (no) armado nacional hasta el discurso y la campaña. Sin duda, ambas cosas influyeron: ni el vice de Stolbizer –el desconocido Miguel Ángel Olaviaga– ni su candidato a gobernador –Jaime Linares– suman nada a la candidata que, hay que decirlo, agarró un espacio en crisis tras el fin de Unen, dinamitado por la estrategia de Carrió y Sanz de armar un frente de salvación nacional republicana con el macrismo. Ni siquiera en Santa Fe le fue bien, ya que los socialistas  llevaron boleta corta para mantener su alianza con los radicales, que están en Cambiemos.

Como suele ocurrir, no sabemos qué habría pasado si Margarita hubiera hecho otra cosa, pero dada la escasa cosecha de votos parece difícil que le hubiera ido mucho peor. Beatriz Sarlo, que apoya públicamente al frente Progresistas, era partidaria de instalar “grandes ideas”, como la igualdad, y desarrollar propuestas alejadas de esas trilladas ideas atrapa todo (como tener mejor educación o reducir la pobreza, así en general, en línea con el sentido común) y plantear, por ejemplo, qué hacer con el Estado, su administración pública y con una educación generadora de desigualdad. El lema “Igualdad y decencia” iba en se sentido, pero para la ex directora de Punto de Vista, la meta debía ser apostar con mayor énfasis a construir un espacio socialdemócrata en la Argentina, con una mirada de largo aliento. Sin duda, no es la primera vez que existe tal apuesta. Intelectuales como De Ípola y Portantiero apostaron a esa vía con Alfonsín, luego la propia Beatriz lo hizo con el Frepaso, otros –ya con menos entusiasmo–, apostaron al Frente Progresista en 2011 y, sin duda, existe una minoría intectualmente activa partidaria de una izquierda moderna capaz de instalar en la agenda del país temas relevantes que combinen igualdad e institucionalidad aunque esa alternativa no pueda ganar una elección nacional.

DSC3149 Sigue leyendo

CATARATAS, DE HERNÁN VANOLI

Cataratas

Por Bruno Bauer :: @bauerbrun

Cataratas, la última novela de Hernán Vanoli, ya está en el mercado. En el local de Cúspide de la calle Alvear, en Martínez, comparte la mesa principal con Isabel Allende, Cristina Pérez, Anthony Doerr y Ay, Amor. Diez historias para enamorarte. Es evidente que la fuerza de Random House ubicó al libro de Vanoli allí, la pregunta es ¿a quién puede interesarle una novela de ciencia ficción protagonizada por becarios del Conicet durante un congreso de sociología en Iguazú? ¿Qué tiene este libro para contarle a la sociedad que merodea librerías por Avenida Alvear, en busca de obras de Cristina Pérez o diez historias para enamorarte?

LA TIERRA

Vanoli es un cartógrafo de la cicatriz dejada por el capitalismo del nuevo siglo sobre el territorio social y simbólico argentino. El eco del estallido de 2001 resuena en sus primeras obras: el clima apocalíptico del año cero de la posconvertibilidad fue abordado por Vanoli tanto desde el futurismo ballardiano de los relatos de supervivencia de Varadero y Habana Maravillosa (2009), como desde la reconstrucción realista, fogwilliana, del habla cheta en el último verano de Pinamar (2010).

En Cataratas la apuesta es pasar a mapear la sociedad renacida de las cenizas de la crisis. El paisaje de fuerzas materiales de la novela es claro: describe una economía sostenida por la industria energética, el juego, los transgénicos y el turismo, este último siempre presente en el universo del autor, ya desde los títulos de sus obras. Vanoli, gran cronista de la vida alimentaria industrial de las toddy y las medialunas del abuelo, es capaz de pintar al capitalismo por venir haciendo metonimia sólo en la comida del futuro: “chai latte venti con hormonas de axolotl”, “sopa MacDonald´s sabor canario eufórico al despegar su primer vuelo sobre la Quinta Avenida”.

Ese imaginario de mercancías gastronómicas deja ver otro valor de la novela: la puesta a punto de una prosa que se despliega en descripciones de una precisión psicótica sobre las superficies y texturas de las cosas, un “hiperrealismo lingüístico” que agudiza la obsesión por la materia y la experiencia sensible hasta hacer de una trompada “la sensación de que un huevo pasado por agua, tibio, explotaba sobre su calavera apenas cubierta de carne”. Vanoli extrema el paroxismo materialista de su poética en una sucesión de metáforas que acribillan al relato con imágenes como “el fondo de sus ojos era la superficie de una mesa con muchísimas marcas de vasos transpirados”, “su rostro tenía la expresión de un kiosco de revistas abandonado”, “conversaban y pensaban en el cuerpo del otro como una silla plegable”. Detrás de ese recurso de barroco industrial opera una máquina textual de mutaciones que disuelve personas y cosas, mercancías y consumidores, y así termina por conjugar una realidad en futuro capitalista perfecto.

Bajo ese efecto, el final de la novela pasa a ser más que el deus ex machina airano para un historia desaforada: es el cierre lógico de un relato que se construyó sobre una poética de la mutación, que es también una gramática del mercado. Sigue leyendo

JEREMY CORBYN: PANTALONES CORTOS Y MEDIAS LARGAS

Corbyn primera imagen

Por Mariano Schuster*

I

Con los brazos extendidos y una indisimulable sonrisa en el rostro, Jeremy Corbyn levantó el puño derecho, mientras unas decenas de militantes y sindicalistas lo aplaudían con sus ales y sus bitters en la mano. En ese antiquísimo pub de Westminster, todos menos el ganador de la interna laborista –que es abstemio y vegetariano– celebraban la victoria a base de cerveza. Afuera, sucedió lo que nunca antes: miles de remeras rojas y cientos de carteles con la leyenda We vote Corbyn coparon las calles.

De repente, entre las copas y los vasos largos, Corbyn se dio media vuelta. Abrazó a un joven, lo palmeó en la espalda y le pidió que le entregara su bandera. El veterano izquierdista la levantó al grito de: “Este es nuestro mensaje”. En ella podía verse el rostro de Tony Benn y una consigna que le servirá a los seguidores de este rojo de cara al futuro: “La esperanza es el motor del progreso y el miedo es la prisión en la que te ponés a vos mismo”

Su primer recuerdo, a horas de ser elegido, fue para un hombre que, como él, se había acostumbrado a la derrota. Benn, que a principios de los ochenta intentó torcer la deriva derechista del Labour apoyado en los sindicatos y en la tendencia trotskista Militant, fue el autor del programa de 1983, “la nota de suicidio más larga de la historia”, que deparó los peores resultados electorales del Laborismo.

Aquel manifiesto, cargado de prédicas sociales, de planteos de nacionalizaciones y fortalecimiento de la clase trabajadora, fue señalado como el responsable de las sucesivas derrotas ante Margaret Thatcher y John Major. Y es hoy el programa que Corbyn pretende reactualizar. En marzo de este año, cuando todavía no soñaba con liderar el Partido, escribió El manifiesto de 1983 es aun altamente apropiado para hacer frente a la crisis financiera y bancaria que ha afectado a la gente más pobre de nuestro país y de toda Europa”

Así es y así piensa el nuevo líder del Partido Laborista. El veterano que anda en bicicleta, que rehúsa cada vez que puede de la corbata y que pide el fin de la monarquía, mientras devora una Mousaka de vegetales en el Gaby’s Deli, su restaurante favorito.

corbyn

Sigue leyendo

LA PROMESA MOVIMENTISTA DE SCIOLI

Scioli Movimiento

Por Ana Natalucci :: @ana_natalucci

Mucho se ha hablado sobre el apoyo de Cristina y La Cámpora a Daniel Scioli. Pero algo sobre lo que se ha indagado poco es porqué lo apoyan las organizaciones territoriales kirchneristas y por qué crecen los rumores y encuentros en pos de la unificación de la CGT. Una pista a esta pregunta la expone Martín Rodríguez en su nota “Tinelli, Cristóbal López y Scioli o los límites del modelo” publica el 13 de septiembre en el sitio La Política On line. Allí, el autor sostiene que “se eligió a Scioli porque no se sabe cómo seguir”, en alusión al rumbo del proceso.

Aquí propongo una segunda pista para esa presenta: se eligió a Scioli porque es un político pragmático que no tendría reparos en restituirle poder a las organizaciones (territoriales y sindicales) en sus ámbitos de injerencia, posibilidad que les quitó CFK en su cruzada super-ideologizada a favor de los puros.

Scioli, en cambio, les promete eso que perdieron y que podrían recuperar: intervenir y diseñar políticas, las organizaciones territoriales en el Ministerio de Economía Popular, las sindicales en Trabajo y en problemas caros como el impuesto al trabajo, para lo cual ambas vienen trabajando desde hace tiempo. Una especie de reversión del proceso de suspensión de las mediaciones políticas ocurrido entre 2011 y 2015. Sigue leyendo

UNA FUGA DE MUJERES

afiche-buen-pastor2

Por Silvana Aiudi

El 24 de mayo de 1975, veintiséis presas políticas acusadas de subversivas se fugaron de la cárcel cordobesa Buen Pastor en donde habían sido torturadas, como un anticipo al último golpe militar. Estas mujeres, de diecisiete a treinta años, entre ellas una embarazada de siete meses y otra que acababa de parir, planearon su fuga en una acción colectiva. Con la organización logística del PRT-ERP y la participación de casi 200 personas de diferentes formaciones, salieron por una de las ventanas de la cárcel luego de que un camión arrancara las rejas y bombas de estruendo distrajeran la atención policial. Posteriormente, ellas pasaron a la militancia clandestina y nueve fueron desaparecidas durante el proceso. En el año 2007, el gobierno de José Manuel de la Sota transformó el antiguo centro de detención y tortura en el Paseo Buen Pastor, con negocios y cafés y aguas danzantes.

A cuarenta años de la fuga, y en homenaje a las veintiséis ex presas políticas, se hizo una entrevista a Matías Herrera Córdoba y Lucía Torres, co-directores de Buen Pastor, una fuga de mujeres. En el documental se muestra a las luchadoras recordando lo ocurrido durante su detención y fuga en el actual paseo comercial.

En este sitio estuvimos detenidas por razones ideológicas (…) Es antagónico, parece una ironía del destino que sea un paseo de compras” (Cristina Salvarezza).

¿De qué manera nació el proyecto Buen Pastor, una fuga de mujeres?

Matías Herrera Córdoba: Quienes vivimos en Córdoba veíamos cómo se fue vaciando y luego demoliendo lo que era la Cárcel del Buen Pastor. El traslado de las presas a otro penal que no estuviera en pleno centro de la ciudad era inminente, y también que harían de ese espacio un negocio inmobiliario. Viviana García, hija de una de las ex presas política, y Mariana Tello, co-guionista de la película, venían investigando sobre la fuga. En el año 2006 nos convocaron para filmar el ingreso al edificio con tres de ellas. Estaba casi todo demolido, escombros, escombros de memoria, de historias. Filmamos sólo para tener un registro, un documento. Luego decidí volver con mi Handy. No podía ingresar. Metía la mano y la cámara por los huecos. Daba vueltas al edificio. Un seguridad se me acercó prepotente: no me dejaba filmar. Meses después, algunas de las ex presas nos propusieron hacer un cortometraje para escuelas, pero sabíamos que no era posible ese formato (allí había una película de más de sesenta minutos). Decidimos trabajar colectivamente el grupo de ex presas, Viviana, Mariana y nosotros de Cine El Calefón, con Lucía Torres y yo dirigiendo. Esta mini-crónica corresponde a seis años de trabajo de muchas personas.

Lucía Torres: En mi caso me enteré de la historia de la fuga al conocer a Viviana. Habiendo nacido en Córdoba y habitado siempre esta ciudad, me parecía increíble que fuera un hecho tan desconocido de nuestra historia reciente. Todo ese material que se venía registrando desde el año 2003, sobre todo por Mariana y Viviana, se empezó a configurar en un archivo valiosísimo. Había que hacer algo con eso. El desafío era cómo trascender un simple documental de entrevistas e intentar remitir a aquellos años en que se creía aún que la revolución era posible. Cuando en agosto de 2007 se inauguró el Paseo del Buen Pastor, las ex presas decidieron hacer un contra-acto recordando a sus nueve compañeras desaparecidas y nos propusieron definitivamente que hiciéramos juntos esta película.

Sigue leyendo

EL PAPA COMO ÍCONO MILITANTE

PapaFrancisco_RegiónNET

Por Marcos Andrés Carbonelli*

El temblor no pasa. Todavía nos dura el estupor y escasean las interpretaciones profundas sobre las repercusiones del nombramiento de Jorge Bergoglio como Papa, para el catolicismo latinoamericano y para el subcontinente en general. De líder de la oposición anti-k a referente global de uno de los credos con mayor adhesión y potencialidad política. De jesuita con pasado oscuro a Sumo Pontífice. De arzobispo conservador con guiños populares a vanguardia de la lucha contra la pobreza y el daño ambiental. Tamañas dislocaciones y cambios de escala autorizan un manto de piedad sobre las ciencias sociales, nunca muy afectas a las predicciones y a las evaluaciones cortoplacistas.

Sin embargo, más allá de la bruma desatada por las coberturas mediáticas, las biografías devenidas en booms editoriales y los clichés twitteros, se perciben epifenómenos claros. Entre ellos, la emergencia y consolidación de Francisco como ícono militante. El Papa como emblema de opciones de vida comprometidas, donde conviven praxis política y utopía trascendente.

I. Catolicismo y peronismo, placas tectónicas

Los abordajes clásicos sobre religión y política asumen mayoritariamente una concepción del poder de raigambre weberiana, que hace foco en los vínculos entre actores de uno y otro espacio, a partir de influencias y transferencia de legitimidades, pero también dislocaciones, presiones y enfrentamientos. Una segunda variante analítica se centra en la dimensión creativa del poder, en la capacidad que reúnen ciertos actores, símbolos e instituciones para generar filiaciones, producir identidades y movilizar voluntades. En este sentido, lo religioso y lo político son “poderosos” por su eficacia para movilizar sueños, ensamblar utopías, activar militancias y generar identidades, en muchos casos, mestizas.

En este sentido pueden pensarse las matrices políticas argentinas como placas tectónicas, históricamente sedimentadas una sobre otra. Dichas piezas geológicas, se sabe, conservan especificidades al mismo tiempo que permiten fusiones. Crujen en los intersticios, favorecen acoples, pero también habilitan temblores y resquebrajaduras. El catolicismo integral, -esa fórmula identitaria que se pensó a si misma distante del liberalismo y del socialismo, y como un proyecto “para toda la vida”- fue una placa tectónica intensa en las primeras décadas del siglo veinte, dadora de sentido de una sociedad convulsionada por los cambios mundiales, pero también por los procesos internos de migración, industrialización y ascenso social. Sobre su magma se asentó el peronismo, y buena parte del devenir político de las décadas siguientes se entiende a la luz de sus ajustes y tensiones.

En esta clave, conjeturamos que Francisco puede constituirse en ícono militante, en gran medida porque su figura hace base en el kirchnerismo, entendido como cultura política y versión contemporánea del peronismo.

Hasta aquí, las condiciones estructurales, en las líneas que siguen describimos la vigilia que compartimos con los militantes católicos que viajaron desde Buenos Aires a Paraguay para ver a Francisco y que durante un día entero lo aguardaron en la plaza de Caacupé, escenario del primer acto masivo del pontífice en tierras guaraníes. Sigue leyendo

Etiquetado

¿QUÉ ES UN REFUGIADO?

crisis-de-inmigrantes-en-europa-2087209h640Por Pamela V. Morales* :: @pv_morales

Desde fines del siglo XIX, la existencia de refugiados tiene lugar en la comunidad internacional. Sin embargo, hizo falta una foto para que el mundo vuelva a preocuparse por ellos. Entonces surge la pregunta básica y fundamental: ¿Qué es un refugiado? Y también, ¿cuál es su relación con los mal llamados “migrantes ilegales” o “sin papeles” que golpean diariamente las puertas europeas en busca de una mejor vida o, mejor dicho, de algún tipo de vida posible? Para ser claros, un refugiado es un migrante. Pero, la comunidad internacional se ha empeñado en distanciarlo de la cuestión migratoria y ubicarlo en el entramado humanitario de las migraciones forzadas en las democracias modernas. Este distanciamiento esta institucionalizado jurídicamente en la Convención sobre el Estatuto del Refugiado celebrada en Ginebra en 1951. Allí se define al refugiado como aquella persona que huye de países donde su vida o su libertad se encuentran amenazadas por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas y no puede gozar de protección estatal en su país de origen o de residencia habitual.

Dicha protección internacional surgió para dar respuesta a los acontecimientos ocurridos durante el nazismo y el período de entreguerras. Pero, hoy con sus particularidades se vuelve a poner en entredicho el rol de la comunidad mundial y de las grandes potencias para dar respuesta a la movilidad de las personas y los procesos de exclusión y violencia que las ocasionan. Hoy, los flujos de refugiados se inscriben en una dinámica global de las migraciones y su gestión forma parte de los juegos políticos y económicos que conducen a cuestionar la conservadora distinción establecida entre refugiados y migrantes económicos. ¿Se podría afirmar que los conflictos que hoy producen desplazamientos masivos de personas son únicamente económicos o exclusivamente políticos?De lo que sí tenemos seguridad es que desde la década del 90, se asiste a un retraimiento progresivo de a protección de los refugiados como consecuencia de una interpretación restrictiva de la Convención por parte de los Estados quedando al descubierto la arbitrariedad con la que se decide quien entra a un territorio, quien recibe o no asilo. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , ,