Archivos Mensuales: junio 2015

EL TÍO DANI

sciolismo

Por Fernando Casullo :: @FernandoCasullo

Uno de los objetos de estudio tal vez más analizados de los últimos meses (¿años?) es la retahíla de debilidades del liderazgo de Daniel Osvaldo Scioli y sus formas de construcción política. Sobre el particular se encargaron los cientistas políticos, los periodistas, los conocedores de la política bonaerense, en fin, la gente toda. En el mundo 2.0 la Sciolipedia posee una larga serie de secciones que atestiguan sus flancos débiles. De muestra basta un breve punteo.

Sin duda la palma se la lleva su gestión en la PBA puesta una y otra vez bajo el ojo crítico. Una foja donde se le contabilizan las inundaciones de la Plata y el número de víctimas, el caos en la Bonaerense, el calamitoso estado de infraestructura de las rutas (caso Pomar mediante) y varios asuntos más. Recién en estos días apareció en La Nación una nota con algo parecido a un elogio al marcar la reducción del déficit fiscal en la PBA en los últimos años, casi como un tibio primer mimo.

En un segundo orden aparecen una ingente cantidad de menciones inapelables a su falta de carácter y su discurso repleto de fe y optimismo pero carente de sentido político y potencia militante. Mostrado como una especie de socio menor del Kirchnerismo intenso o, lo que es peor, una célula dormida menemista que a bordo del Tango 01 se dispone a atacar y derramar convertibilidades y felices domingos por todo el territorio nacional.

Y, finalmente, se le ha cuestionado una base de pensamiento ultramontano que haría palidecer hasta los captores del liberalismo napoleónico de 1815. Es verdad que este terreno es donde menos han apuntado sus críticos, pero en los últimos tiempos han aumentado la intensidad. Votar a Scioli significaría así tomar un trago rancio donde se conjugan el punitivismo policial de Granados, el conservadurismo cultural del Papa Francisco y la entente conurbanera de intendentes muñidos de garrochas, contragarrochas y esas prácticas políticas añejas que tanto gusta denunciar Campanella. Sagas como las de su posición frente a los Fondos Buitres (y la de su economista estrella Miguel Bein) no son más que emergentes de tal consideración. Sigue leyendo

SALUD, DON ALEJANDRO

menem11

Por Lorena Alvarez :: @Lualvarez
Alejandro Romay ya tenía una larga carrera como empresario de medios, cuando en 1984 en los albores de la primavera alfonsinista vuelve a tener en sus manos el control de Canal 9.
Durante años, Don Alejandro, el Zar, ha sido injustamente olvidado en el relato de ese período.
La revista Humor, la revista Libre, el cine de Puenzo, un Oscar, María Herminia Avellaneda, María Luisa Bemberg, Silvio Rodríguez, Los Zupay, Víctor Heredia, Badia, el destape, Funcion Privada, Cemento, Los Redondos, Virus, Soda Stereo, Norma Aleandro, Pagina 12.

Grandes emblemas de una época. Pero también existió el Canal 9 de Romay, un lugar escondido en el relato primaveral democrático de la cultura. Nuevediario (las dos caras de la verdad), Atrévase a soñar, Seis para triunfar, Finalísima, Sábados de la Bondad, Las mil y una de Sapag, El club de Michael Jackson, Las gatitas y los ratones de Porcel, y una factoría de telenovelas como Dos para una mentira, El infiel o La extraña Dama, acapararon muchos puntos de rating, siempre bajo la bruma espesa del ninguneo. La televisión con decorados de cartón era su marca. Telenovelas en dónde se sabia que los millonarios eran millonarios porque sobre una chimenea había un jarrón de porcelana o había un teléfono fijo atendido por una mucama que decía “La señora no está”.

Valeria Lynch, Isabel Pantoja, Daniela Romo, Las Primas, el Paz Martínez, José Vélez, fueron algunos de los artistas que se presentaron en Sábado de la Bondad compitiendo con el prestigioso ciclo de Badía en la maratón de los sábados por la tarde.
Ganando en el rating y consagrándose estrellas absolutas de la época, jamás ese programa ómnibus fue homenajeado por su aporte a la cultura. Y eso que dejó un legado musical que cualquier karaoke de fin año puede confirmar.
¿Quién no cantó alguna vez “mas, me das cada día mas, aleluya, por el modo que tienes de amar”? Sigue leyendo

PERONISMO LIBERTARIO

menem

Por Luis Diego Fernández :: @LuisDiegoF

Lo libertario conjuga una pluridad de significados, un exceso de reminiscencias, lo que hace que esa confusión y reguero semántico genere múltiples ideas contradictorias. Cuando un término refiere sentidos de izquierda a derecha hay dos opciones: o padece de inflación conceptual o bien se liberó de su referencia unívoca y disciplinaria. Ese es el caso de lo libertario, acuñado por anarquistas en el siglo XIX, apropiado por liberales estadounidenses a fines del siglo XX y presente en la tradición de la izquierda libertaria no marxista. Un anarquista, un liberal y un socialista son libertarios en diferentes acepciones. ¿Y un peronista? Que muchísimos anarquistas se hicieron peronistas no es novedad, pensar la densidad de ese término tal vez ayude: una pugna por la mayor libertad individual posible al interior de una tradición como la peronista parece hacer mella en el Estado como elemento vertebrador de su diseño. Lo libertario le tiene fobia al Estado pero el pragmatismo puede amigar ambas tendencias para cohabitar en paz.

En Historia y pasión, su libro de diálogos con José Pablo Feinmann, Horacio González emplea en numerosas ocasiones el vocablo “libertario”. González reivindica la tradición libertaria como portavoz de sus ideas desde el marco peronista: “Yo preferí creer en un Perón libertario. Aun ahora veo en el peronismo elementos libertarios muy desvanecidos, pero existen, no podría permanecer sin ellos. Cada vez que se ataca esos elementos libertarios se burocratiza más o se apresura más el final trágico del peronismo, pero a mí siempre me pareció que Perón mismo había dicho, yo soy un anarquista; en broma, claro. Está toda la tradición anarquista que invierte la figura del rey, anarquista coronado. Perón dijo varias veces, y en las cartas con Cooke: hay que conducir el desorden. Como amante del desorden, me parecía que había un filamento libertario interesante. Por eso decidí acompañar a ver si ese filamento cada vez más dormido podía salir a la luz nuevamente”. Sigue leyendo

LA IDEA Y EL TERRITORIO

duran macri

Por Nicolas Caputo :: @nicolasjbcaputo

“No hay arma tan poderosa como la de una idea cuya hora ha llegado”, exclama el presidente Jackson Evans, interpretado por Jeff Bridges, al final de la película Candidata al poder (The Contender). Pero, claro, Evans no conocía el farragoso terreno de la política argentina donde las ideas son percibidas como derivaciones intelectuales de escasa relación con el “pragmatismo” necesario para la realpolitik de la conquista de cargos. Al contrario, se dice, se construye con la chequera -de ahí la importancia del control del aparato estatal- para asegurarse votos. Con esta visión de las cosas, que parece fuera de discusión, los partidos se transformaron en maquinarias electorales.

Bajo esta lógica, las políticas de alianzas pasan a ser la suma de los porotos. Si A tiene X% y B, Y%, sumemos para aumentar territorialidad y votos. Muchos frentes electorales se construyeron así en los últimos años a pesar de los reiterados fracasos en las urnas. Así es imposible entender las razones por las cuales Macri negó la alianza con Massa. Si uno tiene un agujero negro en la provincia de Buenos Aires, donde el otro es precisamente más fuerte, ¿qué más obvio que hacer realidad esta complementariedad “cantada”? Sigue leyendo

PARA LA VICTORIA

Scioli
Por Alejandro Sehtman :: @sehtman
Daniel Scioli es el candidato. La ducha de humildad le enjuagó el camino, liberándolo de quienes creyeron que el pueblo kirchnerista podría elegir a su pastor en la aberración (políticamente inspirada y politológicamente diseñada) de las primarias abiertas. El humillante concurso de belleza del que participaron Amado Boudou, Carlos Tomada y Daniel Filmus cuatro años atrás en la CABA debió haberles servido de lección: con la candidatura no se jode.

En alguna ya lejana lectura parauniversitaria encontré una llamativa definición respecto de la monarquía absoluta: si soberano es quien decide, soberano no es el rey sino el derecho dinástico. Porque es la dinastía y no el monarca quien indica al sucesor. En la democracia el soberano del Estado es el pueblo. Pero el soberano de las fuerzas políticas es quien decide quién es candidato y quién no. El que pone y saca de las listas. El que unge.

“Todo cuerpo tiende a mantener su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas ejercidas sobre él”. La primera ley de Newton lo dice todo. Pero lo que aparece hoy como la vía natural, no es sino la última de sucesivas formas de continuidad que se propuso el kirchnerismo desde 2010. Hagamos memoria.

Sigue leyendo

TODOS SOMOS CHINOS

Mao V

Por Bruno Bauer :: @bauerbrun

El 1° de octubre de 1949 Mao Zedong proclamó la República Popular China. No se trató de un evento revolucionario, como la toma del Palacio de Invierno, sino del tramo final de una guerra civil que libraban nacionalistas contra comunistas desde 1925, cruzada por una guerra de liberación de nacionalistas y comunistas chinos contra los invasores japoneses desde 1937, basada en una guerra social que libraba el campesinado chino contra los terratenientes y los “señores de la guerra”. Todo adornado con esas escenas gore a las que nos tienen acostumbrados la historia china, con comunistas arrojados vivos a las calderas de las locomotoras, etc…

La derrota y el desbande comunista de 1925 obligaron a Mao marchar en una retirada que terminó siendo un éxodo de 9.600 kms hasta Shanxi. En ese entorno agreste, y con la autonomía que el paciente Shu Enlai le gestionaba ante la Unión Soviética, este hijo de la clase media rural emprendió la recuperación de China, que era la conquista de la revolución, que era la apropiación del marxismo.

En el arte de vencer al enemigo, el aporte de Mao fue formalizar una tradición que venía desde la resistencia antinapoleónica: la guerra de guerrillas. Se trata de compensar la inferioridad militar con una estrategia de guerra de movimientos prolongada: retiradas provisorias hasta atraer al enemigo al terreno escogido, fuerzas dispersas que se concentran y atacan para volver a retirarse, simbiosis total entre civiles y combatientes: “un guerrillero debe sumergirse entre el pueblo como un pez en el agua”. Para ello, el ejército debe mantener relaciones respetuosas y autocríticas con los civiles, lo militar debe subordinarse a lo política. Von Clausewitz da un paso atrás, para dar dos adelante. Sigue leyendo

TODO TIENE QUE VER CON TODO

scioli macri

Por Tomas Borovinsky y Martín Rodríguez :: @borovinsky / @Tintalimon

CFK, hasta hoy, termina su gobierno con “total normalidad”. Una excepción en la historia democrática sólo comparable, quizás, con el fin de mandato de Carlos Menem, cuando la mecha larga de la convertibilidad tardó dos años en explotar en manos de otros. CFK termina con la economía bajo control a distancia y con la política enfriada, y con algunos muertos en el jardín de los que se ocuparán “otros” (inflación, subsidios, energía). ¿Otros? CFK se va con buena imagen, será una ex presidente que nadie esconderá bajo la alfombra, y decidió estar libre de inmunidad parlamentaria. Estamos en pleno desarrollo de unas PASO a las que el FPV va con un único candidato, un no kirchnerista puro acompañado por un kirchnerista puro –aunque tan desconocido por las mayorías como resistido por grupos de peso significativo, cualitativamente hablando– y tiene un rival político histórico y previsible como Mauricio Macri. En síntesis: la casa está tomada pero en orden.

Vamos por partes:

Radicales. El radicalismo traccionó la atención pública como nunca en estos años, mientras el peronismo era invisible a los ojos. Ahora se acerca la hora de la verdad electoral y en el primer tramo de las elecciones provinciales y municipales, con excepciones particulares, comienzan a triunfar los locales, los que juegan de local. Ganan los que gobiernan. Los radicales aspiran a una reconstrucción lenta pero decidida: recuperar municipios y provincias. Lo hacen bajo el ala de un político de palacio, como Ernesto Sanz, capaz de articular la estructura partidaria en un experimento republicano que es incapaz de conducir pero que lo necesita.

Macrismo. El PRO, ese partido creado en el desierto de los sin partido, catch all superestructural y salvaje con voluntad de poder, sabe que si gana tendrá que negociar con muchos de los que hoy ocupan distintos espacios de poder (senadores, gobernadores, sindicalistas) y el Teorema de Baglini le sienta bien y necesita para seguir avanzando continuar con su estrategia de efectos anímicos. El macrismo tomó seriamente nota la sentencia kirchnerista que decía que “armen un partido y ganen las elecciones”. Macri es un teórico de lo concreto (como Scioli) que sabe que el 2015 es a todo o nada. Hasta ahora, frente a una CFK con buena imagen, la táctica dictó criticar la época y culpar al “pejotismo” que gobernó la Argentina desde hace 25 años y no tanto a CFK en sí ni al peronismo como movimiento. No obstante la fórmula del FPV demanda polarizar con la dupla Scioli-Zannini. Macri pasó de criticar al PJ y citar a Perón, o criticar al PJ y decir que tiene un millón de amigos peronistas (¡Reutemann!) a forjar una fórmula amarilla pura porque supuestamente no es momento de fórmulas mixtas ya que “no miden ni suman”. En agosto saldrá a la luz la encuesta más representativa que tenemos y veremos si las hipótesis de Durán Barba, sociólogo y ex-director de FLACSO Ecuador, son refutadas o comprobadas. Sigue leyendo

CUENTO CHINO

Por Bruno Bauer :: @bauerbrun

Florencio004 copia

¿EN QUÉ ANDAN LAS NEGOCIACIONES COLOMBIANAS DE LA HABANA?

0-8174

Por Gina Paola Rodríguez*

Desde octubre de 2012 los colombianos estamos a la expectativa de los diálogos de paz entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias FARC-EP. La suscripción del Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en La Habana (Cuba) es un hecho de enorme significación para un país atravesado por un conflicto social y armado de más de cinco décadas, y para toda una región afectada por los intereses geopolíticos estadounidenses desplegados en nombre de la guerra contra las drogas y la lucha antiterrorista.

El Gobierno y las FARC-EP han intentado la vía del diálogo en ocasiones anteriores (1984-1986 y 1989-1992). Durante la presidencia de Andrés Pastrana (1998- 2002) se produjo el tercer diálogo formal con las FARC. Cuatro años de un proceso errático, desarrollado en medio de una confrontación armada atizada por el Plan Colombia, hicieron que las acciones militares de la guerrilla cobraran mayor visibilidad mediática que los avances en la mesa de negociación. El agravamiento del secuestro, los ataques indiscriminados contra la población civil y su transmisión continua por los medios de comunicación, fortalecieron la imagen de las FARC como una organización brutal en su agresión militar, generando entre la opinión pública la idea de que no tenían un compromiso de paz serio.

Álvaro Uribe Vélez llegó a la presidencia en agosto de 2002 luego de capitalizar el descontento nacional por el fracaso de los diálogos de paz de su antecesor. Plegado a la retórica patriótica de Bush, Uribe articuló todo su discurso de campaña y sus acciones de gobierno en torno al combate a las FARC, transformadas en el “gran enemigo” del país. La Política de Seguridad Democrática (PSD) concibió e implementó, con ayuda de la cooperación estadounidense, una ofensiva militar amplia y sistemática contra todos los grupos guerrilleros, al tiempo que planteó la necesidad de que la sociedad civil contribuyese en el fortalecimiento de las actividades de los órganos de seguridad.

Tras ocho años de gobierno, los “excesos” de la Seguridad Democrática, que incluyeron graves violaciones a los derechos humanos y escandalosos casos de corrupción, socavaron el consenso nacional acerca de la salida armada. Con la llegada de Juan Manuel Santos a la presidencia en agosto de 2010, el país retomó la senda del diálogo, aunque en medio de una fuerte polarización. Sigue leyendo