Archivos Mensuales: abril 2015

LA CÁMPORA DESPUÉS DEL PODER

campora

Por Martín Rodríguez :: @Tintalimon

¿Qué hará La Cámpora estas elecciones? “Nos vamos del poder, pero quedamos en la política”, dijo un dirigente después del acto en Argentinos Juniors, cuando Máximo Kirchner por fin habló. Mi único heredero es la juventud, pareció hacerle decir Máximo a Cristina hace apenas unos largos meses. Y en aquel momento se visualizaban dos caminos para la juventud kirchnerista: 1) los que imaginaban una vuelta a la resistencia, para hacer del kirchnerismo una identidad sólida fuera del poder, fogueándose en la oposición a un gobierno lo más liberal posible (Macri); 2) y los que ya conociendo concretamente la dura vida de desierto y “resistencia”, veían la posibilidad de integrar un gobierno peronista más amplio para ser una parte, incluso una parte “crítica”, pero adentro (Scioli). A esta hora, Scioli es la única opción real para ganar. Ganar, a la larga, tira más que una yunta de bueyes. Y Randazzo se distingue como lo que es: un cuadro del peronismo bonaerense clásico. No tan competitivo -por el momento- como Scioli.

Seguir leyéndo en LaPolíticaOnline

HUMOR NEGRO, HUMOR BLANCO

De Vido

Por Bruno Bauer :: @bauerbrun

Este artículo podría comenzar diciendo que Diego Parés es un dibujante maldito, un artista de culto. Pero no es así: Parés publica todos los días un chiste en la contratapa de La Nación, otro en la revista Genios, además de juegos tipo Buscando a Wally e ilustraciones en libros infantiles. Los dibujos de Diego Parés nos acompañan desde hace mucho tiempo, quizás sin que lo sospechemos.

Este artículo también podría comenzar diciendo que Diego Parés es uno de los historietistas más populares de la Argentina. Pero tampoco es así: en Argentina las historietas no son populares. La tierra de Quinterno, Columba y García Ferré, el país que alojó a Hugo Pratt y Robin Wood, no es un buen mercado para las historietas, que se reducen a un consumo de secta con referencias a una cultura de masas que aquí no es masiva (la lucha libre mexicana, la cultura trash norteamericana, el kawaii japonés o la celebración estúpida del conurbano por sus tipos ideales). Los pocos exponentes que rompen el cerco del micromercado autogestionado, como Nik o Liniers, lo hacen menos a través de sus tiras que de un merchandising de señaladores motivacionales y agendas temáticas. Es en ese territorio casi vaciado de inversión y demanda en el que Parés dibuja conejitos a todo color para tus hijos, burlas al fiscal Nisman con el cadáver aún tibio, chistes de náufragos en la contratapa de un diario centenario, o las historias de drogas, pedofilia y desesperación de un matrimonio incestuoso con el aspecto de Anteojito. Este es Diego Parés. Continuar leyendo en La Agenda 

DÍA MUNDIAL DE LA BICI

 

Bicis I

Por Andrés Kilstein :: @nofumarx

I.

Si tomamos los datos de accidentes aéreos de los últimos diez años encontramos que hay un promedio 20 siniestros y 418 muertos. Según Aviation Safety Network, en el 2014, año que la opinión pública rotuló como fatídico para la aviación comercial, murieron 761 personas en diferentes caídas de aeronaves en todo el planeta.

En ese mismo período sólo en Europa 26 mil personas perdieron la vida en accidentes de tránsito. La Comisionada para el Transporte de la Unión Europea, Violeta Bulc, expresó su preocupación por la estabilización de la cifra de letalidad. Los países más afectados son Bulgaria, Lituania y Rumania. La menor letalidad (oh casualidad) se registra en Holanda, Dinamarca y Suecia, países conocidos por promover la bicicleta como transporte masivo (hasta representar en muchas ciudades el 40-50% de los viajes personales). Allí la bicicleta domina la planificación urbana y los conductores de autos particulares se acomodan al ciclista y al peatón.

En el mundo, de cada 10 millones de pasajeros aéreos, cada año mueren 3. De cada 10 millones de pasajeros en auto, cada año mueren 12.410.

Según la OMS, cada año los siniestros viales causan la muerte de 1,24 millones de personas en todo el mundo. Las lesiones causadas en estos incidentes son la principal causa de muerte en el segmento entre 19 y 25 años. En Argentina son la principal causa de muerte en el segmento entre 15 y 35 años y la tercera causa de muerte en el total poblacional. El año pasado murieron en calles y rutas argentinas 7613 personas, siendo inútiles las campañas y los esfuerzos para abandonar el promedio de 8000 muertes anuales que nos acompaña hace una década. Cuando los siniestros letales tienen lugar en la CABA, el 50% de las víctimas fatales corresponde a peatones. Es decir, quienes en su movilidad no representan ningún riesgo para los otros actores, son las principales víctimas de los vehículos motorizados. Asimetría de poder.

Lo llamativo es que mientras los accidentes aéreos movilizan fantasías colectivas, consumo de tranquilizantes e historias de Hollywood, todos nosotros naturalizamos que las ciudades se diseñen en función de las necesidades de los autos, bólidos de 1 tonelada circulando a 50 o 60km/h entre cuerpos que son vulnerables al impacto de masas y velocidades mucho menores. Aceptamos morir dolorosamente retorcidos entre los fierros de un habitáculo, aceptamos que una lesión medular causada a alta velocidad nos deposite perpetuamente en una silla de ruedas. En cambio no estamos dispuestos a renunciar a la ilusión (falsa como toda ilusión) de autonomía, seguridad y status social que entrega el automóvil. Sigue leyendo

DESHIELO CUBANO-AMERICANO EN PANAMÁ

Obama - Castro

Por Esteban De Gori :: @edegori

I.

Panamá. Barack Obama y Raúl Castro se dan la mano. Se suben a la tarima y posan con escenografía. Parecen cansados y contentos. Es la primera vez que se ven cara a cara desde el deshielo. Los tipos se relajan. Se ponen para la foto. Acomodan su humanidad en las poltronas. Saben que esa imagen vale oro. Está dedicada a todos, principalmente a los intransigentes de ambos lados.

II.
La política del “posbloqueo” o “posembargo” –todavía en términos simbólicos– empezó en Panamá. Es el punto cero del fin de esa Guerra Fría de baja intensidad que Estados Unidos intentó mantener hasta estos días y que Cuba supo jugar y resistir. Este país recreo su comunidad política en el nombre de la revolución y del bloqueo y ahora se encontrará ante un nuevo desafío político: redefinir sus fronteras identitarias. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , ,

AMOR AMARILLO

Larreta Por Tomas Borovinsky :: @borovinsky Este año no tendremos mundial pero con suerte, los habitantes de la ciudad de Buenos Aires, votaremos seis veces. Y todo gracias a la ciencia política argentina. Bien. Seis veces: PASO en la ciudad, elección en la ciudad, balotaje en la ciudad, PASO en la nación, elección en la nación, balotaje en la nación. Seis posibles pero cuatro seguras. En ese trazado los porteños nos aproximamos a unas extrañas PASO en las que la interna del PRO se comió la elección. De las PASO del PRO saldrá muy probablemente el próximo jefe de gobierno porteño, creen más o menos todos. El resto de los candidatos deben todavía esperar el resultado de esta interna para poder entrar a inspeccionar la cancha y muy probablemente posicionarse como el opositor del que vendrá. Las especulaciones y las conveniencias son variables. El resultado de la interna del macrismo es el tablero mismo porque el PRO, partido con pretensiones nacionales, creado en la era del fin de los partidos, “municipalizó su interna”. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , ,

¿Perdió Evo Morales?

tumblr_n67brr7Lru1qbtqgmo6_500

Por Pablo Stefanoni :: @PabloAStefanoni

Indígenas letrados contra indígenas iletrados. La “ciudad aymara rebelde” –pero también la urbe de los cholets y de jóvenes que escuchan Kpop– vota a la oposición de centroderecha. Soledad Chapetón, una representante de la “clase media” alteña, derrota al MAS en su bastión. Evo sorprende a todos: felicita al pueblo por votar contra candidatos acusados por corrupción… de su propio partido. Tren eléctrico contra teleférico. Divisiones, peleas internas, votos castigo. ¿Cómo leer los resultados del 29 de marzo?, ¿perdió el MAS y es el principio del fin?, ¿perdió el MAS pero son “solo” elecciones locales?, o no perdió el MAS porque sigue siendo la principal fuerza nacional. Un pantallazo de unas elecciones que pusieron a Evo de mal humor, al MAS a buscar “traidores” y a todos a discutir quién ganó y quién perdió.

kpop

Las elecciones locales –en las que se eligieron alcaldes y gobernadores en toda Bolivia– generaron diversas lecturas, todas ellas centradas en la derrota de los candidatos del Movimiento al Socialismo (MAS) en La Paz: en la alcaldía paceña, en la vecina El Alto y en la gobernación del departamento. Los datos dicen que el oficialismo obtuvo 225 de los 339 municipios y 4 de las nueve gobernaciones (Cochabamba, Oruro, Potosí y Pando). En Beni y Tarija hay segunda vuelta, con el MAS dentro del balotaje. Chuquisaca está en duda. No obstante, el partido de gobierno perdió siete de las nueve ciudades capitales (solo ganó Potosí y Sucre) y fue derrotado en El Alto, ciudad indígena de casi un millón de habitantes y su mayor bastión.

Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , ,

ES CLINTON, ESTÚPIDO

11065216_10152882079491225_528350288_o

Por Diego Sánchez :: @diegoese

Hillary Clinton inicia por estas horas el segundo intento de ser presidente de los Estados Unidos acompañada por la música incidental predilecta de Bill: el escándalo. Un escándalo con sordina, claro está -en contraste con los affaires de su marido-, pero igualmente impertinente. Resulta que la ex Secretaria de Estado reconoció hace unas semanas que durante su gestión envió mails laborales a través de su casilla personal y no mediante la cuenta asignada por la Casa Blanca. Es decir, una información sensible a la seguridad nacional requerida por el Congreso no se encontraba en los registros oficiales, sino almacenada en un servidor privado de la familia Clinton. Hillary adujo una cuestión de comodidad -quería usar un solo teléfono- y juró que no envió desde ahí ningún tipo de información clasificada. Como prueba de buena fe, entregó 30.000 de esos mails. Los republicanos, por supuesto, querían todo el servidor. Consciente de que la sensibilidad nacional ante el eje internet-gobierno-privacidad la condenaba pero también la protegía, Hillary dijo no: todos los otros mails, afirmó, son personales. “Es decisión de cada empleado público determinar qué es personal y que es materia de trabajo.” Además, completó, son absolutamente intrascendentes. “No son más que rutinas de yoga, planes de vacaciones y mensajes familiares.” Sigue leyendo

La noche distinta

schwarz Pessach

Por Agustín Cosovschi @cosovschi

 

Cuando era chico le tenía un poco de miedo a mi abuelo. Creo que nos pasaba un poco a todos en mi familia, sobre todo a los más chicos. Es que mi abuelo no era el abuelo divertido de algunos de mis amigos, ni el abuelo dulce de otros: el mío hablaba mucho, tenía carácter y estaba muy seguro de lo que decía todo el tiempo. Además casi nunca nos hablaba uno a uno, nos hablaba a todos juntos mientras estábamos sentados en frente suyo en la mesa interminable de alguna reunión familiar.

En mi familia siempre se festejó Pesaj. Todos los años nos reuníamos en la casa de mi abuelo a escuchar el relato de la salida de los judíos de Egipto. Los primos y los tíos nos sentábamos en una mesa redonda y enorme y lo escuchábamos con atención. A la distancia me doy cuenta de que no sé cuánto tiempo hablaba: quizás fueran unos minutos, pero hoy de lejos me parecen horas. En esas fiestas cumplíamos (creo que cumplíamos) con todas las formalidades. Me acuerdo todavía de las explicaciones sobre las hierbas amargas y el significado de la matzá, las figuras metonímicas del sufrimiento y el sacrificio del pueblo judío. No eran ricas, pero era la idea: las comíamos para recordar que habíamos estado peor.

El papel que nos tocaba a los chicos en esas reuniones era siempre el mismo: llegar bien vestidos, escuchar en silencio las palabras siempre iguales de mi abuelo mientras mi abuela lo acompañaba inconmovible, después comer el pescado relleno, tomar la sopa con kneidalaj, jugar un poco mientras los grandes hablaban y al final ir a buscar el afikomán, ese pedazo de matzá escondido, con la esperanza de conseguir regalos, quizás incluso plata. En el medio seguro pasaban otras cosas, pero no me las acuerdo. Lo que sí me acuerdo es que todos los años esperaba el momento de reunirme con mis primos más chicos, con mis iguales, para salir a buscar el pedazo roto de matzá que me prometía un premio.

También me acuerdo de que escuchar a mi abuelo me aburría, pero lo hacía igual: tenía miedo de molestar, tenía miedo de que me retaran. Todos en esa casa se tomaban muy en serio las palabras de mi abuelo y mi abuela no lo interrumpía nunca aunque siempre dijera lo mismo. Crecí en esa casa estando siempre atento a su mirada de reprobación. Mi abuelo no era malo, yo lo sabía. Pero era mi abuelo, y a mi abuelo se le hacía caso.

Con el pasar de los años el Pesaj de mi familia se desdibujó. La extinción lenta de mi abuela y el debilitamiento de mi abuelo hicieron que fuera casi inevitable. En general la cena se mantuvo, pero dejó de ser un ritual reglado para ser una comida que se hacía cuando se podía, como se podía y con quien pudiera asistir. Se convirtió en un espacio como cualquier otro en la agenda de una familia cada vez más dispersa, una fecha más o menos móvil para juntarse a comer porque lo habíamos hecho siempre. Pero ya nadie hablaba en las cenas sin ser interrumpido, nadie decía siempre las mismas palabras, ni explicaba por qué había que comer hierbas amargas y matzá: es que las hierbas amargas dejaron de estar, y el matzá pasó a ser solamente una galleta insípida, un sustituto inexplicable del pan para acompañar el jrein.

Mi papá siempre dijo que nuestra familia no era religiosa, pero que era tradicionalista. Pienso que las tradiciones son dispositivos extraños, unas estructuras que quieren ser perdurables pero que sólo pueden ser operadas por voluntades efímeras. Las tradiciones viven expuestas al peligro de la desaparición: nos desgarran la lucha por mantenerlas y el miedo de perderlas, porque esperamos que puedan guardar contra el paso del tiempo algo de nosotros y de nuestros muertos.

Hoy que en mi familia dejamos atrás algunas tradiciones me acuerdo de aquellas reuniones con melancolía. Nunca ayuné en Yom Kippur, nunca supe bien qué era Hannukah, pero me gustaba festejar Pesaj porque era la noche más especial y la del ritual más largo. Era una noche distinta de todas las otras noches, porque era cuando nos juntábamos a recordar que nos habían perseguido, y que habíamos salido más fuertes. En la arquitectura de mi historia, la noche de Pesaj guarda el significado que le quise dar al judaísmo: el de la lucha y la supervivencia. Nos reunimos a comer y hablar en Pesaj porque no estamos vencidos. Todavía pienso en cómo guardar y pasar ese mensaje.