Archivos Mensuales: febrero 2015

Buendía (un cielo blanco y brillante)

ATAQUE OCHENTOSO

ochentoso

Por Alejandro Sehtman :: @sehtman

Los jóvenes quieren guerra y los viejos quieren paz. Pero no son los setentas. Son los ochentas. No es Perón. Es Alfonsín. Todos los jóvenes en la verja de Campo de Mayo, listos para saltar e inmolarse por la incolumidad de la democracia. Todo resuelto por el viejo en un mano a mano con Rico y algunos héroes de Malvinas. [Alfonsín es un Suárez al revés: no hizo Moncloa pero arregló con su tejerazo]

La herida narcisista sigue abierta. Y los defensores de la democracia seismesina siguen durmiendo con un ojo abierto y la oreja contra el piso. Hacen guardia en la puerta de la neonatología política. Nació antes de tiempo, la democracia. Puede morir antes de tiempo. Es frágil, piensan. Hay que defenderla, piensan. Ven por todos lados sombras que se mueven. Sueñan con serpientes.

Todavía le preparan la vitina, a la democracia, para protegerla de las corporaciones, de todos los poderes que la circundan. Y después le festejan los provechos. Ah, cuánto les gusta cuidar a la democracia del pueblo de los poderes ocultos que la acechan. Cuánto les gusta decir que acá, allá y en todos lados se esconden los peores peligros, los peligros secretos. El poder, dicen, está en otro lado. Siempre.

Pero no es el pueblo el que tiene que defender a la democracia. Es la democracia la que tiene que defender al pueblo. Ya está grande. Ya ajustó. Ya reprimió. Ya dolarizó. Ya devaluó. Ya se endeudó. Ya defaulteó. Con la democracia se come o con la democracia nos cagamos de hambre. Pero con la democracia. Que ya está bien crecida. No hace falta una cadena popular con pecheras celestes y blancas que le dé la mamadera.

El trauma no es de los setentas. Es de los ochentas. Es la idea de la victoria mancada. Del Nuremberg traicionado por la obediencia debida, el punto final y los indultos. De la democracia que negocia con bigotudos con la cara pintada de betún. De la democracia extorsionada por alzamientos y paros. Pacto militar-sindical. Como si en la república sólo habitara la diafanía del voto. Cuánto la quieren pura, a la democracia. Como Laura Ingalls que corretea por la colina sin que nada ni nadie manche su inocencia.

Ven una democracia de corderos acechada por lobos. Quieren defenderla. Pero la democracia es un asunto de y para los lobos. Nadie es inocente. [“Qué es el gobierno si no la mayor de todas las reflexiones sobre la naturaleza humana”]. Los ángeles no gobiernan ni son gobernados. Los argentinos sí.

Democracia: ¿esplendor o derrota?

paraguas

Por Fernando Rosso :: @RossoFer 

¿Qué dijo el silencio de la multitud del 18F? Parece que todo el enigma de la política argentina en la coyuntura gira en torno a la respuesta a ese interrogante.

Según las traducciones del grueso de la oposición, el 18F dijo exactamente lo que ellos vienen afirmando desde siempre. Que es lo mismo que los llevó a no poder construir en una alternativa política al kirchnerismo, básicamente porque fueron siempre pre – 2001. Pero además -y sobre todo-, la marcha de los paraguas habría demostrado una nueva intención participativa y soberana de “la gente”.

Para el Gobierno, fue un acontecimiento destacado de un movimiento destituyente sui generis del que es víctima casi desde el origen mismo de su administración. Sin embargo, para no pocas voces moderadas del oficialismo pos-18F, fue la gestación de una derecha moderna, necesaria para un régimen político que perdió el equilibrio democrático allá lejos y hace tiempo, si es que alguna vez existió algo similar en la democracia argentina de fuertes tendencias “bonapartistas”. Sigue leyendo

Pretorianismo y democracia en Venezuela

fotonoticia_20150221031208_644

Por Esteban De Gori :: @edegori

  1. Las Fuerza Armadas en Venezuela estuvieron históricamente politizadas. Antes, durante y después. Es un Estado donde algunas de sus instituciones están en conspiración permanente. El mismo chavismo – en palabras Hugo Chávez- es un arte de la conspiración. Un arte utilizado para llevar adelante sus propósitos. Chavez fue un Robespierre justiciero con votos, pero sin los deseos de instalar una guillotina. Todo siempre se cocinó en las elecciones. Ese fue lugar de la revancha, de la imposición de la voluntad popular.
  2. El petróleo y la estructura económica venezolana -con sus precios y estancamientos- son territorios propicios para ensayar intentos desestabilizadores. Los grupos económicos tienen un poder inconmensurable, más allá de la construcción teórica y politológica que indica que en Venezuela existen liderazgos propietarios de todo el espacio político. El desabastecimiento solo puede explicarse por una cruenta pugna por la distribución de la renta y de las divisas. El Gobierno padece el momento.
  3. Pese a la violencia activa y potencial de las derechas conjuradas, todo intento (fallido) de golpe beneficia al gobierno pero, centralmente, a  las Fuerzas Armadas quienes obtienen una importante parte del ingreso estatal. En su “autopurificación” se erigen como los guardianes del orden, constituyéndose en “la última ratio del Estado chavista”.
  4. Aunque los gringos piensen en el Estado Islámico, tienen medio-ojo en la situación venezolana. Apuestan a movilizar recursos internos (venezolanos) y algunos que provienen de Colombia. Bill Clinton, acaba de pedir que liberen a Leopoldo López y al alcalde Antonio Ledezma.
  5. Toda la oposición -salvo, Capriles- tienen una vocación golpista. No tienen la capacidad de construir una representación nacional. Creen que la apuesta electoral de Capriles es una “mariconada” y que solo queda aprovechar cualquier oportunidad para desgastar al gobierno. Dentro o fuera del orden democrático.
  6. En este año se realizaran elecciones legislativas. Toda esta situación –que va de la detención de militares de la aeronáutica a la del alcalde Ledezma- no está escindida de la necesidad de unos y de otros de hacerse el control de la Asamblea Nacional.
  7. Maduro no es Chávez. Ha tenido que hacer equilibrios y renegociar todo el tiempo con los militares. La cabeza de ello, es Diosdado Cabello.
  8. Existe una nostalgia por el poder. Durante décadas, las derechas ocuparon las instituciones. El chavismo destrabó esta situación a “martillazos jacobinos” introduciendo un poder dual dentro del propio Estado. Se “leninizó” a sí mismo para instalar las misiones y otros proyectos.
  9. La elite chavista no va a perder fácilmente el Estado. La baja del petróleo, como el desabastecimiento, son dos situaciones que impactan en sus políticas públicas y en el electorado de menores recursos. La creación de un tercer mercado de moneda extranjera, es un guiño a la “muchachada” empresaria. Además, se solicitó un préstamo a Qatar y a otros países vinculados a la OPEP y con acuerdos con los EEUU. Con lo cual, se puede pensar en un pragmático zigzagueo geopolítico provocado por la crisis.
  10. El MERCOSUR hace poco por sostener a Maduro, sobre todo Brasil. Nadie tiene dinero y espalda para hacerlo. Por primera vez, Venezuela está sola.
  11. Existe un núcleo duro del chavismo, movilizado y con control de las calles. No podrían ser comparados con La Cámpora, si buscamos un símil argentino. Tienen incidencia barrial, en los Consejos Comunales y en pocas horas pueden movilizar a los sectores populares.
  12. La derecha se encuentra en una profunda crisis política. La Mesa de Unidad Democrática no ha funcionado. No solo eso. La derecha se ha convertido en el “lobo” de sí misma. Su posibilidad de recomponerse está ligada a una eficaz utilización de la crisis económica y de una alianza que les permita un buen resultado en las próximas legislativas.
  13. En la detención de Ledezma, el chavismo utilizó muy bien el minuto a minuto de las cámaras para demostrar que sus denuncias tienen la velocidad de un rayo. La fiscalía actuó. En ese país el tiempo y la política apremian las 24 hs. La detención en vivo y televizada es parte de una pedagogía política que ahorra mediaciones. Una pedagogía pegada al tic tac del teatro de operaciones. Todos, de alguna manera, terminan habitando las envolventes metáforas de la guerra. Una que entra y sale del juego democrático y de la lucha de intereses.

18F, GRIETA, POLÍTICA

18F

Pablo Stefanoni :: @PabloAStefanoni

La movilización del 18F fue masiva. Y su masividad expresa, sin duda, una serie de malestares que los ciudadanos que participaron llevaron al espacio público, esta vez en silencio. La sensación de impunidad, los manejos poco felices del gobierno en el caso Nisman –con sus ribetes de insensibilidad y soberbia– explican seguramente parte de las motivaciones de quienes marcharon. En la calles se vio gente de distintas capas de las clases medias y una menor proporción de jóvenes respecto del promedio general. Pero no habría que exagerar el ventriloquismo en esta marcha del silencio. Por ejemplo, una nota en Clarín de hoy dice, audazmente, que los que participaron son los mismos que fueron a las marchas de DDHH de los 80 y 90… y ahora viene la disputa por develar el “mensaje” de la marcha, sin que nos privemos de los oxímorons sobre su “silencio atronador”, el mensaje de los paraguas, etc. Sigue leyendo

MÁS ALLÁ DEL 18F

#YOSOYNISMAN, ARGENTINA MUESTRA EN LA RED SU CONMOCIÓN POR MUERTE DEL FISCAL

Por Martín Rodríguez :: @Tintalimon 

Estamos en democracia. Hoy hay una marcha y la convocatoria se justifica por la muerte de un fiscal, en cuyo virtual suicidio no cree casi nadie, empezando por la propia presidenta. La marcha tiene clima decididamente opositor en un país que, contrario al 8N de 2012, tiene una sobreoferta electoral opositora y un oficialismo que aún no define su candidato para suceder a CFK. La marcha no es el drama en cuestión.

1

La muerte de Nisman, como haya sido, es una muerte política. ¿Qué diferencia a una muerte en democracia de una muerte en guerra? Que en democracia un muerto son todos los muertos. Que un muerto actúa de referencia y concentración de sentidos que están dispersos y que forman un símbolo. Cada muerto en democracia quiere ser el último muerto. Es un rayo en el “cielo republicano”: si hay un muerto, hay instituciones que no funcionan o funcionan mal por empezar. Por eso discutir la seguridad, el sistema penitenciario, o, también, discutir la economía del país, es una forma de discutir la vida y la muerte. “Y bien, morimos”, decía el poeta Joaquín Giannuzzi poniendo en un verso la conclusión trivial de lo inevitable. Sí, morimos. Pero que no nos maten. Sigue leyendo

NO TODO ES POLÍTICA PERO LA JUSTICIA SÍ

resize

Por  @prietocandanga

Decir que la Justicia es política es algo casi de sentido común, sobre todo en la Argentina donde “hacete amigo del juez” es un verso que aprendemos en la primaria cuando leemos uno de los libros que, se supone, nos dicen qué somos y qué no somos. Pero más allá del sentido común, la justicia es política por varias razones. Las peleas judiciales pueden resolver problemas de acción colectiva, legitimar reclamos a partir de su calidad de derechos, y generar colectivos que no existirían sin la intervención judicial[1]. Además, como las decisiones judiciales crean jurisprudencia e interpretan la ley, crean normas[2]. Y más allá de que se creen normas nuevas, el hecho de que estas normas efectivamente rijan sobre lo que la gente puede y no puede hacer, es decir, el hecho de que se cumplan, requiere sí o sí de la interacción entre los políticos y los jueces[3]. Sigue leyendo

el silencio y los fantasmas

0119_plaza0001.jpg_1853027552

Por Agustín Cosovschi :: @cosovschi

Sólo el moribundo mide el tiempo que le queda“.

Philippe Ariès

La Argentina se prepara para ver esta semana un fenómeno curioso: una protesta convocada y ampliada por quienes no hacen sino pregonar su independencia del poder político. Se trata del síntoma de una falta evidente, la de una alternativa política opositora con capacidad de representar las demandas de quienes ven en el gobierno nacional, si no al culpable directo de la muerte sospechosa del fiscal Nisman, a una maquinaria de entorpecer y obstaculizar las investigaciones. Gerardo Aboy Carlés lo señaló repetidamente: “Una dirigencia política que se escondió 20 años detrás del periodismo hoy se esconde detrás de los fiscales”. Sigue leyendo

FALSIFICACIONES

Boronali's_donkey_painting_a_picture

Por Eduardo Minutella :: @EmileSand

Luego de un fin de año en modo menor, que refutó a los pronosticadores del apocalipsis, el 2015 arrancó en tonos mayores, y saturado de disonancias. El inesperado tándem Charlie Hebdo-muerte de Nisman pareció transformar a gran parte de la agenda periodística del año que comienza en apenas una nota al pie. En este contexto, la discusión acerca de una serie de spots en los que el líder del Frente Renovador imposta la voz para interpelar a electorados de diferentes regiones aparece incluso como un dato simpático. Acaso como una excusa para evocar otras imposturas más amables en las que la Historia, afortunadamente, ha sabido abundar. Sigue leyendo

FANTASMAS DEL FUTURO PRÓXIMO

tom1

Por Tomas Borovinsky :: @borovinsky

Un fantasma recorre Europa: el fantasma del terrorismo. Si, el fantasma del terrorismo pone en vilo al viejo continente, pero desde ya habría que agregar, “una vez más”. Porque la relación entre Europa y el terrorismo es tan vieja como aquella palabra acuñada nada menos que en el país que albergó el ataque. Un continente habitado por los espectros de los terrores pasados. Terrorismos partisanos como ETA, Baader Meinhof, Brigadas Rojas, Al Qaeda, etc. Y terrorismos de Estado como justamente el francés. El terror jacobino vio la luz en Francia, país en el que la violencia como partera de la historia se hace carne. País a su vez obsesionado, no son los únicos, claro, con los grupos insurreccionales y con las tendencias divisionistas hacia adentro de su patria.

Seguir leyendo en La Vanguardia