Archivos Mensuales: diciembre 2014

LOS PERSONAJES DEL AÑO

Por Bruno Bauer :: @bauerbrun

Panamá - Los personajes del año

CARLOS CORREAS, 55 AÑOS DESPUÉS

 

Palabras-matan_CLAIMA20120114_0010_25

A 55 años de la publicación de “La narración de la historia”

A 14 años de la muerte de Carlos Correas

Por Pablo Nicotera :: @NicoteraPablo

Con la edición de “La narración de la historia” en 1959 Carlos Correas hace su debut en las letras argentinas y, tras las repercusiones que su cuento causó en la opinión pública, ese episodio se convertiría en una doble bisagra que, si bien le daría entrada a la historia de la literatura argentina, también le otorgaría al escritor un lugar marginal y oscuro dentro de ella. A cincuenta y cinco años de su publicación en la revista Centro, vamos a hacer una lectura de este cuento que fue el primero en tratar la homosexualidad como tema. Sigue leyendo

Guarisover – Feliz Navidad

Termina de irse el año que nadie quiso vivir en peligro.

Suenan las últimas canciones de este telonero desganado del 2015.

Las tardes cálidas de un invierno brasilero enterradas en el mismo cementerio que las noches mágicas de un verano italiano.

Año subcampeón.

Pongámonos las joyas donadas para sostener el frente.

La política es la continuación de la guerra por otros medios.

No todo es política.

RAND PAUL SUPERSTAR

 15884129

Por Luis Diego Fernández :: @LuisDiegoF

El 18 de diciembre de 2014 el presidente estadounidense Barack Hussein Obama sorprendió al mundo al anunciar el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. La medida de normalización obligó a una toma de posición en los opositores republicanos. Una de las pocas voces dentro del Partido Republicano que apoyó a Obama fue la del Senador por Kentucky Rand Paul (Pittsburg, 7 de enero de 1963). Para quienes seguimos de cerca la política estadounidense, no es nueva la diferencia de Paul con el resto de los senadores y representantes de su mismo partido. Sus posiciones suelen sorprender a propios y ajenos. La revista TIME le consagró la portada del 27 de Octubre como el hombre más interesante de la política norteamericana y Newt Gingrich, precandidato presidencial republicano en 2012, lo definió como el hombre más importante dentro del Partido Republicano. El apoyo de Paul a la apertura comercial con Cuba le granjeó críticas y repudios de su propio riñón. El más duro fue Marco Rubio, senador republicano por la Florida, que señaló: “Paul no tiene idea de la política cubana”. Sin embargo, el Senador por Kentucky en su cuenta de Twitter toreó a Rubio al tildarlo de “aislacionista”. Rand le preguntó: “¿Por qué si Estados Unidos comercia con otros países comunistas como China o Vietnam no puede hacerlo con Cuba? Sigue leyendo

LAS REDES INVISIBLES DE SEBASTIÁN ROBLES

IMG_20141126_145330

El año que se llevó a Cerati nos trajo Las redes invisibles de Sebastián Robles y, de la misma manera que la muerte del músico era una sospecha desde el 2010, algunos de los relatos de Robles ya habían aparecido como recuerdos del futuro, como no podía ser de otra manera, en la web, en este caso Revista Paco. Ahora están editados, en papel y con las tapas alucinantes de Momofuku.

La referencia a Ítalo Calvino en el título y el epígrafe permite trazar un círculo imperfecto en el que Las ciudades invisibles de Calvino reescribe el libro de Marco Polo y toda esa tradición de relatos de viajes de los siglos XIII a XV que hoy se estudia como primera forma de discurso sociológico y que los utopistas de los siglos XVII y XVIII tomaron como terreno para construir sus sociedades perfectas e irreales hasta que el mundo fue enteramente conquistado, conocido e imaginado, y se esfumó así la frontera entre lo primitivo, oscuro y misterioso, y lo moderno, es decir, aquello que somos capaces de absorber en ese sistema de referencias y juicios que llamamos cultura, entonces el nuevo territorio para la reconstrucción de lo ideal, fantástico y misterioso fue precisamente el sustrato material y pastoso de ese sistema de  referencia y juicios, los libros, sobre los que Schwob, Borges, Eco, etc… construyeron sus imaginarios de autores falsos, citas apócrifas y reseñas a títulos que, si no existieran, habría que inventarlos. Las redes de Robles vienen a intervenir en esa tradición desde la nueva tierra con que están hechos nuestros sueños, luego de las islas del día de antes y los libros de senderos que se bifurcan: la web. La tradición y la novedad de la propuesta de Robles sale a la luz en Tlön, uno de los relatos de Las redes invisibles, cuya genética borgeana va mucho más allá del título para demostrar cómo la web tienen muchos mayores recursos para cumplir esa pesadilla que aquel cuento escrito entre 1940 y 1947 dejaba en manos de la Enciclopedia Británica.

Ese nuevo espíritu de literatura fantástica se ve enriquecido por una voz narrativa austera, ajustada, casi mínima, que en la novela anterior del autor, Los años felices, subrayaba el candor con el que el protagonista asistía a su educación sentimental en plena década del noventa, y ahora marca una distancia aséptica para describir los monstruos que deambulan por los pasillos en donde se cruzan las luces de la web y las oscuridades de la naturaleza humana. No es la primera vez, y mucho menos la última, que la literatura argentina visita esos pasillos, pero las condiciones sociales y las sensibilidades cambiaron. Forzando un poco las cosas podemos marcar tres estadios de la web en la literatura. En el primero de ellos, internet, aún para los más críticos, es una promesa, una extensión de las posibilidades humanas, y la referencia aquí es Los cuerpos del verano, de Martín Castagnet, en donde la web es el lugar a dónde vamos luego de dejar nuestros cuerpos en la Tierra, y el espacio desde donde negociamos la compra de nuevos cuerpos para retornar, ocupando así el podio de las dos instituciones más perfectas que el hombre pudo imaginar, si no practicar, el cielo y el mercado. Un segundo momento es el de la disputa por el control de ese espacio perfecto, tal como aparece en los cuentos de Nicolás Mavrakis, Fireman y No alimenten al troll, foristas rabiosos, terroristas del spam, trolls sádicos y comentaristas en armas dando la batalla cultural y económica por ese no lugar sin reglas ni jerarquías en el que todos quieren mandar. Robles viene a correr el telón del tercer acto del drama de la web, la melancólica melodía de la decepción: internet no va a curarnos las heridas, las redes no son lo que prometen. Un foro de páginas que llevan a otras páginas hasta llegar a un post banal y desolados, una red de encuentros que nos promete el amor de nuestras vidas aunque no sea el que pensábamos, una página que fabrica sus propios fakes y virales, un edificio que intenta reproducir la red y es caótico, un foro que establece requisitos de estilo inalcanzables para darnos acceso a una página abandonada, una antiquísima red social argentina que termina en un sótano con viejas ediciones de autor y olor a muerto. Es que la web de Las redes invisibles es una suerte de paisaje apocalíptico postnuclear con blogs abandonados, foros desiertos, comentarios perdidos como un graffiti en la pared de un derrumbe. Si en Los años felices Robles cerraba una década que sobrevive en nuestro imaginario por los objetos que el mercado fue sedimentando en nuestras vidas (esas remeras de rock, gaseosas y cervezas, pasajes a Brasil, cedés y vhs que la novela acumula en la narración), ahora se aboca a arqueología de bits, el rastro de una cultura material sin materia, leyendas urbanas viralizadas, spam y excursiones a la deep web, como un Champollion que descifra para nosotros lo que nosotros mismos decimos en la red de redes y recurre para ello al más sincero de los lenguajes, la ficción.

“¿Qué es el lenguaje si no una red social?” se pregunta uno de los relatos, “vivir es emitir señales de vida”, afirma otro. Las redes invisibles parecen estar inscriptas en nuestro ser, con anterioridad a la fibra óptica y el html, como lo sugiere la infancia del Hans Ludwig Siebel en Tod, o la historia de Crítica, el más bolañesco de los relatos. Si la promesa de internet parece incumplida, la propuesta de Robles no es sentarnos frente a la computadora a llorar, sino seguir por la línea sinuosa de la web, la distancia más corta, a la vista de los obstáculos, como los protagonistas de Hospital. “Aunque nos quedara mucho tiempo y confusión por delante. Porque nos habíamos encontrado, ignorábamos las mismas cosas y en esa versión de los hechos, quizás ya estábamos curados”. La web es lo que hicimos con lo que hicieron de nosotros.

MEA CUBA

composicion

Por Abel Gilbert 

Hay un capítulo de Los Simpsons en el que Homero, el Señor Burns y Smithers viajan a Cuba con un billete de un trillón de dólares. En ese capítulo le escuchamos decir a Fidel, antes de quedarse con el dinero: “Camarada nuestra nación está en la ruina, no tenemos más opción que abandonar el comunismo [expresiones de lamento]. Lo sé, lo sé. Pero sabíamos desde el principio que esto no funcionaría”. El Gobierno cubano se enojó, y mucho, con Matt Groening. Pero el Fidel real (cuánto hemos discurrido durante los años del socialismo real sobre originales y copia, acontecimiento y simulacro) no tardó en coincidir con su caricatura. Ocurrió durante su único discurso público de 2010, en la Universidad de La Habana: “Entre los muchos errores que hemos cometido todos, el más importante era creer que alguien sabía de socialismo o alguien sabía cómo se construye”. Como en “El otro”, el cuento de Borges, una distancia que no es sólo del orden temporal separa al Comandante que en 1961 se consideraba “un revolucionario perfecto” del octogenario de la autocrítica generalizada. (En un país en el que se lo invocaba al grito de “Comandante en Jefe: ordene, donde sea, lo que sea, para lo que sea”, sin embargo el error lo cometen “todos”). Fue Fidel, entonces, el que saldó el debate: el castrismo había fracasado. De lo que se trataba, en adelante, era de resguardar jirones (oh, ¡Girón!) de las conquistas, en especial cierto margen de independencia política en el inexorable mundo procaz de la integración al mercado mundial. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , ,

SINISTRA TV

Cover-Vanity-Fair-47-2013-Matteo-Renzi_305x380

Por Eduardo Minutella @EmileSand

I.

“Poné canal 13 –me avisaron esa noche–. La izquierda contra el modelo”. En pantalla, el diputado nacional Néstor Pitrola y un grupo de conocidos militantes del Partido Obrero enfrentaban a Iván de Pineda en un programa de preguntas y respuestas. La escena no carecía de interés: los protagonistas no eran las viudas políticas del menemismo cultural, sino conocidos referentes políticos del trotskismo vernáculo. Aunque algunos medios hayan titulado que los participantes se encontraban en “su canal amigo”, el hábitat televisivo nunca fue el más propicio para la izquierda. Sigue leyendo

TÁCTICA Y ESTRATEGIA ECUATORIANA

Rafael-Correa-e1285862478232

Por Paulina Recalde Velasco :: @PaulinaRecalde

El proceso de la revolución ciudadana RC (como se autodenomina el gobierno ecuatoriano en funciones) ha basado buena parte de su legitimidad en 3 elementos: los logros de su gestión cobijados en la promesa de cambio, el amplio nivel de respaldo e intensa adhesión emocional que despierta su líder (Rafael Correa) y una prolongada y sostenida eficacia electoral.  Todo esto en un entorno de intermitente y desarticulada presencia de fuerzas de oposición y de una extendida percepción ciudadana de estabilidad (como evidencia de esta el oficialismo señalaba permanentemente la ausencia de movilizaciones, que no fueran las de carácter oficialista).  Sigue leyendo

PRIMAVERA CERO

Alfonsin

Por Fernando Casullo :: @FernandoCasullo

Sobre el ciclo alfonsinista hay una idea que es bastante conocida y aceptada por todos: si en 1983 comenzó la Primavera Democrática, en 1987 arrancó su otoño. En efecto, así como los primeros años del retorno a la democracia nos impactan con imágenes poderosas de una renovada liturgia laica, en 1987 encontramos tal vez las postales más poderosas de la decadance Alfonsinista previas al impresionismo de la hiper y los saqueos. Así, aparecen frente a nuestros ojos la Semana Santa de abril y sus desordenados discursos de casa en orden o el decurso de las elecciones legislativas y de gobernador de septiembre, donde la debacle a la UCR le costó bastiones como la Provincia de Buenos Aires. En fin, un verdadero tour de force de la declinación que avanzaría y se adentraría en el año 1988 con el Plan Primavera y la Hiperinflación para llegar a un 1989 explosivo e inmanejable y el traspaso anticipado del mando. Sigue leyendo

FRENTE AMPLIADO

Mujica  Tabaré Vázquez   Nuestra Mirada

Por Agustín Lewit :: @agulewi

I. 31 de octubre de 2004. Montevideo. Desde un balcón del segundo piso del céntrico Hotel Presidente, mirando desde arriba a una Plaza Fabini atestada de militantes que se perdían por cuadras y cuadras de la 18 de Julio, el recientemente electo presidente Tabaré Vázquez lanzaba a través de un micrófono el célebre “Festejen uruguayos, festejen, que la victoria es de ustedes”. A su izquierda, emocionada hasta las lágrimas, lo custodiaba Lili Serena, la viuda del legendario Líber Seregni, fundador del Frente Amplio fallecido unos meses atrás. Sobraban motivos para el jolgorio: por primera vez en la historia del país la coalición de centroizquierda ganaba la presidencia uruguaya, poniendo fin a uno de los bipartidismos más viejos del mundo, donde colorados y blancos -los primeros, en mucha mayor proporción- se alternaron en el poder desde la mitad del siglo XIX en adelante. Largo y sinuoso había sido el camino recorrido por el FA hasta llegar a la cumbre. Sigue leyendo

Etiquetado ,